sábado, 17 de noviembre de 2012


Bebé está en el cielo, era el gato adorado de Ileana, una lectora desde Argentina







También Max fue un gato de Ileana


Pompón y Junior, también protagonistas

Y he aquí la historia con BeBé:


El año 2000 corría normal para todos, yo vivía en una localidad muy chiquita que se llama Cadret, en el partido de Carlos Casares, Buenos Aires, Argentina, con mi marido y mis hijas y mis animales, un perro Junior, y una gata que se "agregó" apareció un día y nos pareció preciosa, la llamamos Pompón, porque en realidad era eso un pompón de pelos. Ella estaba embarazada, y tuvo su camada en un terreno baldío al que era muy difícil acceder, nacieron el 24/12/2000, nunca supe cuantos eran. Lo que si pude ver fue que 3 gatos machos que también comían en mi casa porque todos los gatos iban a comer a mi casa, mataron a las crías de Pompón, todas pensé yo, pero no, al rato Pompón dejó un pomponcito peludito en mi cocina. Era tan chiquita, la llamé Bebé. Desde ese momento se transformó en "mi Bebé" solo se dejaba tocar por mí, y era super dulce, dormía en mi cama obviamente de mi lado y bien pegadita a mi panza, siempre tocandome. Pompón ese día desapareció, no supimos mas de ella.
Pero Bebé nos dió 10 años hermosos, llenos de amor y rasguños. Cuando cumplió 6 meses la castramos, y nos dió un trabajo, se sacó los puntos, le pusimos el collar para que no se pueda tocar la herida y un día descubrí a Max (que era el gato del vecino, y que luego abandonaron y se quedó en casa) lamiéndole la herida donde ella no llegaba. Yo no lo podía creer.
Mas tarde nos mudamos a Carlos Casares y Bebé y Max también, para el viaje el veterinario me recetó unas gotitas para que se tranquilizaran y le hicieron efecto cuando llegamos a casa así que recorrimos 22 kilómetros peleando con ella que estaba muy nerviosa, cuando llegamos se durmió y después de eso cambió el caracter, se transformó en una gata cariñosa con todo el mundo no solo conmigo.
Max nos dejó al poco tiempo, el veterinario nunca supo de que murió. El decidió hacerlo en la casa del vecino, no quiso morir en casa.
Bebé sufrió mucho un tiempo, lo buscaba, lo extrañaba.
Hace 2 años el 15 de enero de 2010 escuchamos un tiro, y realmente estabamos acostumbrados a que el vecino tirara tiros no le dimos importancia. Pero cuando salí al patio, Bebé maullaba desesperada. Y yo también me desesperé cuando ví una gota de sangre salir de su pancita.
Una semana que fue una de las mas dolorosas que me tocó vivir, luchó Bebé por su vida. 
El viernes 21 de enero de 2010 me levanté de la cama y ella levantó su cabeza, intentó maullar y no pudo. Ahí supe que se iba,  Le dije que estaba bien que fuera a jugar con Junior y con Max, que nos volveríamos a ver. Y se fué....
Nos quedó su recuerdo y todo el amor que nos dió. Todavía lloro cuando cuento su historia. 
Hoy tenemos a Gordita, que es la nueva integrante de la familia, ella decidió un día mudarse con nosotros y enfrentó a Homero que es nuestro perro macho alfa y totalmente dueño de la casa (tomó el lugar de Bebé, a quien respetaba mucho) y con Sasha nuestra perra que esta viejita y ciega pero que aceptó de buena gana una compañera mas.
Esa es la historia de Bebé, con la familia. Espero que te guste. Adjunto fotos en este correo de Pompón y en el correo que sigue de BeBé y Max porque son muy grandes y no me deja enviar todo. Pero no de Gordita porque cada vez que me ve con la cámara desaparece.
Besos enormes.
Ileana Bedini




2 comentarios:

saida dijo...

Es muy triste y muy duro dejarles marchar, pero debemos hacerlo. Seguro que lo está pasando en grande ahí arriba :-)

Rosario dijo...

Que linda historia de amor gatuno, nunca olvidamos a los que tanto amor nos entregaron....