sábado, 17 de septiembre de 2016

Alimentos prohibidos para los gatos

Chocolate
El chocolate tiene teobromina, una sustancia que los gatos eliminan muy lentamente de su organismo. Por lo que si el minino come en grandes cantidades o de forma continuada puede llegar a intoxicarse, cosa que podría provocarle aceleración del ritmo cardíaco, diarreas, vómitos, fallos sistémicos, coma y, finalmente, la muerte.
Leche
Una vez el felino es destetado empieza a generar intolerancia a la lactosa, cosa que puede provocarle diarreas y problemas estomacales (aunque no resulta mortal). Aunque también hay mininos a los que les sienta bien es aconsejable darle en pequeñas cantidades.
Carnes Saladas y Embutidos
Estos no resultan tóxicos para nuestro gato, pero hay que ir con mucho cuidado pues la concentración de sal y grasas que hay en los alimentos no está pensada para el organismo de los gatos. Ingeridos de forma periódica pueden llegar a provocar hipertensión y pancreatitis.
Alcohol
Los gatos, al ser más pequeños que nosotros y tener un metabolismo más rápido que nosotros, no metabolizan bien el alcohol. En pequeñas cantidades no es tóxico, pero provocaremos que el animal se desoriente, se vuelva impredecible y padezca incontinencia urinaria. Y en mayores cantidades puede provocarle la muerte.
Aguacate
El aguacate no se consideraría un alimento tóxico para nuestro gato, pero al ser una fruta grasa, puede provocar pancreatitis y trastornos estomacales muy graves. Parece ser que el aguacate contiene una sustancia (en todo el aguacate) que se llama Persin y que puede provocar irritación gastrointestinal, vómitos, diarrea, dificultad respiratoria, congestión, acumulación de líquido alrededor de los tejidos del corazón e incluso la muerte.
Nueces de Macadamia y Frutos Secos en General
Aunque los frutos secos estén totalmente libres de sal no se recomienda dárselos a nuestro gato pues podrían provocar fallos renales, vómitos, diarreas y problemas digestivos
Pasas y Uvas
Este es un caso parecido al del aguacate, se sabe que a los perros no les sientan, pueden llegar a producir insuficiencia renal. A los gatos no se está tan seguro, pero más vale prevenir.
Azúcar
Este es otro alimento que no es tóxico para los gatos pero que es conveniente vigilar pues tiene los mismos efectos que tendría en nosotros pero con una cantidad muy menor.
Pescado Crudo
Otro clásico junto a la leche, siempre se tiene la imagen de que los gatos deben comer siempre pescado. El exceso de vísceras de pescado le pueden provocar al minino rigidez muscular (conocida como parálisis de Chastek). El pescado crudo contiene un componente que destruye la vitamina B1, cuya carencia provoca la parálisis.
Además, también es conveniente tener en cuenta que existe el parásito Anisakis que únicamente puede eliminarse cociendo el pescado o congelándolo. Por otra parte volvemos a recordar que las espinas son peligrosas para nuestro minino.
Limón
El limón (y los cítricos en general) puede provocar que nuestro gato sufra diarrea, vómitos y malestar estomacal debido a sus fuertes aceites esenciales. Pero, por suerte, los felinos sienten una fuerte repulsión por el olor de los cítricos, así que tampoco hará falta preocuparse mucho por ellos. 
Condimentos, Sal y Bicarbonato
Los condimentos que usamos normalmente para cocinar (como la nuez moscada y el bicarbonato) tampoco son aptos para el consumo de los gatos.
Semillas de Manzana, Albaricoque, Nectarina, Ciruela, Melocotón y Pera
Las semillas de determinadas frutas (manzana, albaricoque, nectarina, ciruela, melocotón y pera) contienen un precursor de cianuro que puede resultar perjudicial hasta para los humanos (en grandes cantidades). El cianuro es un veneno muy potente que “asfixia” la célula, impidiéndole usar oxígeno. hay que tener especial cuidado con que nuestros gatos no ingirieran semillas de estas frutas.
Papas Crudas
Las patatas crudas tienen una sustancia conocida como solanina (que también se encuentra en las hojas y en el tallo de la planta) que es amarga y muy tóxica, incluso para los humanos. Pero la parte buena es que si se hierve la patata pierde la solanina y se vuelve comestible para nuestro gato.
Tomates Verdes
Parece ser que los tomates (verdes) forman parte de la misma familia que las patatas y también contienen solanina (incluso el tallo y las hojas). Pero, como en el caso de las patatas, si se hierve ya se puede comer con toda tranquilidad.
Huevos Crudos
Los gatos, como nosotros, necesitan proteínas. El problema es que los huevos crudos pueden provocar que parásitos, como la salmonela, les inflamen el páncreas produciendo una pancreatitis. Así que si queréis darle huevos a vuestro minino lo mejor es dárselo cocido y en poca cantidad.
Hígado
Un poquito de hígado cocido una vez por semana no le provocará ningún daño a nuestro gato, pero dárselo a diario puede provocar una enfermedad llamada Hipervitaminosis A. El problema que tiene el hígado es que tiene una gran cantidad de vitamina A, que se puede llegar a acumular en el cuerpo de nuestro gato hasta alcanzar niveles tóxicos.
Además, recordemos que todos los animales de granja son tratados con antibióticos y demás sustancias que van directamente al hígado, que es el responsable de eliminarlas de la sangre. Así que lo mejor es evitar darle hígado a nuestro gato.
Huesos y Espinas

Sobre todo hay que ir con mucho cuidado con los huesos de pollo, que se astillan con más facilidad y pueden provocar desgarros y obstrucciones, tanto en el esófago como a nivel intestinal. Deben comerlo deshuesado.

Fuente: http://gatovago.es/alimentos-prohibidos-para-gatos/

martes, 30 de agosto de 2016